Con la llegada de la primavera la preocupación por el aspecto crece de forma notable, siendo muchas las personas que buscan algún tratamiento que las haga lucir mejor. El peeling de fenol es la respuesta para todos ellos. Una técnica que se aplica en la piel, cada vez más utilizada, y que ofrece unos resultados estupendos sin la necesidad de acudir a una cirugía.

El peeling es un tratamiento que consiste en la exfoliación de diferentes capas superficiales de la piel mediante agentes químicos. A base de fenol principalmente, las arrugas y máculas de la cara serán tratadas para mostrar un aspecto mucho más rejuvenecido, ya que la piel se verá mucho más tensa. Pero no solo se utiliza en la cara, sino que algunas zonas del cuerpo, como cuello, escote y manos también se pueden ver beneficiados gracias a esta novedosa técnica, tratando también algunas imperfecciones como manchas o cicatrices.

En este artículo, queremos dejar constancia de algunas de las consecuencias positivas que tiene el uso de este tratamiento.

5 beneficios del peeling de fenol

De entre los resultados más destacados y ventajas respecto a otros métodos que se consiguen al recurrir al peeling de fenol, podemos destacar los siguientes:

  • Se crea un efecto de tensión en la piel, haciendo que luzca mucho más flácida.
  • Se reducen las arrugas, tanto en número como en tamaño.
  • Los efectos del peeling son inmediatos, de forma que no habrá que esperar meses o semanas para ver los resultados.
  • No aparecen reacciones adversas en la mayoría de los casos.
  • Al ser un tratamiento despigmeante, mejora el color de la piel de forma notable, aclarando también las manchas.

Es importante dejar claro que este tipo de técnica es conveniente hacerla bajo la supervisión de alguna clínica especializada. El profesional evaluará los efectos que pueda tener el procedimiento para la piel de cada paciente, asegurándose de conseguir un resultado óptimo.