La medicina es una ciencia en constante evolución y la dermatología, como parte de esta ciencia, ha avanzado de forma significativa en las últimas décadas. De hecho, algunos aspectos de vital importancia como la detención precoz del melanoma son posibles gracias al continuo avance de esta rama. Pero, lógicamente, la cosa no se queda ahí, y para el futuro se prevén nuevas técnicas que revolucionaran este mundo.

Entre los diversos puntos en los que se está trabajando actualmente, hay dos avances que están llamados a formar parte del futuro de la dermatología. Por un lado, las técnicas no invasivas, como los fármacos o el láser, que podrán paliar diversas enfermedades típicas como el acné; por otro, la tecnología de la inteligencia artificial (IA), con el que se podrá determinar diferentes características potenciales del melanoma, entre otras muchas funciones.

A continuación, vamos a desarrollar las posibilidades de cada uno de estos puntos, ya que consideramos de gran valía saber hasta dónde nos puede llevar la medicina dermatológica:

 

La aparición de fármacos y tecnología láser para tratar problemas dermatológicos

Según palabras de un reputado dermatólogo, Ricardo Ruiz, “el futuro de la Dermatología es apasionante. En los próximos años vamos a asistir al desarrollo de nuevos fármacos que van a curar o a limpiar durante largos periodos de tiempo enfermedades como el acné, la dermatitis atópica o la psoriasis”.

Así pues, problemas comunes como la dermatitis atópica podrán ser tratados de forma efectiva sin la necesidad de recurrir a infinidad de productos cosméticos. Por ejemplo, una especie de droga biológica, llamada dupilumab, fue probada en una gran muestra de pacientes, consiguiendo que más del 60% de los tratados presentarían una mejora significativa.

Las técnicas con láser, por su parte, van a ser las grandes protagonistas en los años venideros en el campo de los dermatólogos. Tanto es así, que problemas como el acné, las arrugas o las cicatrices, podrán ser tratados de forma única con esta tecnología, con resultados increíbles y unos tiempos de recuperación de la piel realmente cortos.

 

La inteligencia artificial como elemento fundamental del futuro de la dermatología

Uno de los grandes retos para esta rama de la ciencia es, sin duda, encontrar soluciones efectivas para el cáncer de piel. En este sentido, paree que la inteligencia artificial puede ser de gran ayuda para un diagnóstico precoz de esta terrible enfermedad, lo que ayudaría a tratarla de manera mucho más efectiva.