Decir adiós a los pelos a través de técnicas láser en las piernas es algo realmente cómodo para muchas personas. A través de otros métodos, como la cera o la depilación con cuchilla, hay que estar cada poco tiempo pendiente del crecimiento del vello, además de que son procedimientos mucho más dolorosos y poco confortables.

La depilación láser cuenta cada vez con más adeptos y la gente es mucho más consciente de cómo se procede. Sin embargo, la gran popularidad de este método relativamente moderno alimenta mitos que no tienen nada que ver con la realidad. Aunque algunos de ellos no hay por donde cogerlos, sí que hay otros que calan en gran parte de la población sin ser ciertos. Por eso, creemos que es conveniente desmentir algunos de los más escuchados.

 

4 mitos de la depilación láser totalmente FALSOS

Desde Clínica Aliaga, queremos dejar una lista de mitos falsos que están bastante extendidos:

  1. Hay que dejar crecer el pelo para el tratamiento: Es verdad que la primera consulta es recomendable hacerla con el pelo algo crecido, para que se pueda hacer una valoración exacta de la potencia que habrá que utilizar. Sin embargo, esto no justifica que se haya extendido tanto la falsa creencia de que durante el tratamiento es conveniente tener el vello de las piernas o ingles largo.
  2. La depilación láser provoca cáncer: Es cierto que es conveniente tomar ciertas precauciones ante este tratamiento, pero nada que ver con la aparición de cáncer. No hay ninguna evidencia científica que así lo haga pensar.
  3. No te puedes depilar en verano: No es la mejor fecha, debido a que la exposición al sol hay que cuidarla mucho con protección solar, pero se puede realizar perfectamente en días de calor.
  4. Es un procedimiento doloroso: Es muy rara la ocasión en la que se produce dolor intenso, aunque puede pasar que en algunos momentos se llegue a sentir una ligera molestia.