El peeling de vitamina C es una técnica que tiene como finalidad renovar las capas superficiales de la piel a través de la aplicación de grandes concentraciones de esta sustancia, debido a las propiedades antioxidantes que tiene. Este nutriente es esencial para nuestro organismo, pero, además, aplicado directamente sobre la superficie cutánea, tiene unos resultados muy satisfactorios a nivel estético.

En un principio se notará un pequeño picor, que es cuando el producto estará actuando. Luego se retira con agua y la piel queda completamente limpia, aplicando posteriormente una ampolla de vitamina C que refuerce la situación.

Este tipo de tratamiento tiene un gran número de ventajas y beneficios, dando una mayor elasticidad y brillo de la piel. Es una técnica que se puede realizar en cualquier momento del año y es apta para todo tipo de personas y de fototipos de piel, de forma que es efectiva tanto en pieles más sensibles como en pieles más resistentes.

¿Qué propiedades tiene la vitamina C para nuestro organismo?

La vitamina C es una de las vitaminas que tiene un mayor poder antioxidante, lo cual favorece mucho el estado de la piel. Desgraciadamente, el organismo no es capaz de producirla pro sí solo, siendo de forma externa como puede conseguir este nutriente. Es recomendable regular la ingesta de alimentos ricos en vitamina C para evitar diferentes enfermedades, como puede ser el escorbuto.

Entre las propiedades beneficiosas que tiene, podemos destacar:

  • Un gran poder antioxidante, que ya hemos mencionado, que ayuda a proteger las células de daños oxidativos.
  • Ayuda a la fotoprotección, regenerando la piel de los daños producidos por las radiaciones solares.
  • Tiene propiedades rejuvenecedoras, fomentando la aparición de colágeno, que ayuda al correcto funcionamiento de la piel.
  • Posee una gran capacidad de regeneración de la piel.
  • Refuerza el sistema inmune.