Muchas son las cosas que no conocemos aún del Covid-19, aunque, por suerte, cada vez se van sabiendo mejor cuáles son sus síntomas y sus posibles tratamientos. Los efectos secundarios, por ejemplo, todavía siguen siendo una incógnita para muchos expertos, aunque hay algunos que están claramente asociados con la gente que ha padecido este virus.

Entre los diferentes efectos secundarios, uno de los que más están notando los dermatólogos es la caída del pelo. Desgraciadamente, esto no es ningún mito y parece que realmente hay cuadros de caída capilar asociados a pacientes que han tenido el COVID-19. Este tipo de consultas es más frecuente en mujeres, pero los varones también los padecen, especialmente aquellos pacientes que han tenido síntomas más acentuados en la fase de infección.

A pesar de la evidente preocupación que puede generar este hecho, lo cierto es que la caída del cabello asociada a la infección por coronavirus no tiene gravedad y es solamente temporal, pudiendo ser muy llamativa en algunos casos, pero cediendo al cabo del tiempo.

 

¿Por qué se cae el pelo después de haber pasado el COVID-19?

La alteración principal que se produce es la conocida como efluvio telógeno, una interrupción del ciclo de regeneración capilar natural que puede durar hasta 6 meses. Este fenómeno es el que está asociado al coronavirus y básicamente ocurre cuando la raíz del folículo piloso sufre un daño importante que afecta el ciclo normal de crecimiento.

Las causas exactas no están demasiado claras, pero está claro que la inflamación que se produce y la fiebre, unidas a la situación de estrés que tiene el paciente cuando tiene coronavirus, pueden ser agravantes de este fenómeno.

En cualquier caso, cuando se empiece a notar una pérdida de cabello inusual, lo mejor será consultar al dermatólogo, ya que éste sabrá determinar bien las causas de esta anomalía y qué tratamiento es el adecuado para cada caso.