Hace tiempo, eliminar un tatuaje requería de técnicas invasivas que dejaban cicatrices o marcas para toda la vida. Hoy en día, por suerte, la situación es muy diferente, siendo posible eliminar tatuajes sin lesionar la piel, gracias a técnicas láser especializadas en esta misión. Eso sí, es importante contar con expertos en la materia y tener en cuenta que es un proceso que lleva cierto tiempo.

Es habitual encontrarse con personas que, por razones personales o laborales, deciden eliminar un tatuaje que se habían hecho hace tiempo. Por suerte, con la técnica láser es posible quitarlos sin dificultad ni apenas riesgo, aunque dependiendo del tipo de tatuaje y de la tinta que se haya utilizado, el proceso será más laborioso o más sencillo.

Como en todo proceso con láser, existe un pequeño riesgo, aunque éste sea mínimo, por lo que hay que tomar precauciones y ponerse en manos solo de los mejores expertos. Después de una sesión láser, la zona que se haya tratado puede llegar a inflamarse de forma significativa. Eso por eso que en este artículo queremos dejar algunos consejos que servirán de ayuda para las personas que se sometan a este proceso.

 

5 consejos a tener en cuenta al eliminar tatuajes con láser

Es importante tener en cuenta que el número de sesiones y de dosis de láser que se necesiten va a depender del tipo de tinta utilizada y del tamaño del tatuaje. A pesar de ello, incluso en los tatuajes más elaborados, el riesgo es mínimo. Simplemente con cumplir con las recomendaciones de los profesionales será suficiente para minimizar las secuelas.

Algunos de los consejos que podemos destacar desde Clínica Aliaga son los siguientes:

  • No quitarse la costra que aparece antes de tiempo: En la zona tratada aparecerá una especie de hematoma que, con el paso de los días, se ira transformando en una costra. Es importante no quitarse esta costra antes de tiempo, ya que se puede correr el riesgo de tener una infección.
  • Usar crema antiséptica: Es importante aplicar durante, al menos, una semana la crema específica que recomendará el profesional de la salud.
  • No exponerse al sol: Es importante no exponerse al sol durante el mes siguiente a la eliminación del tatuaje, ya que los rayos solares pueden dañar la zona afectada.
  • No usar productos agresivos: A la hora de ducharse o aplicarse cualquier crema, recomendamos los productos de PH neutro que no sean invasivos con la piel.
  • Evitar estufas y agua caliente: Cualquier fuente de calor intensa durante las dos semanas posteriores al tratamiento, se deberá evitar acercarse a lugares o herramientas que produzcan mucho calor.