La Clínica Dermatológica Dr. Aliaga es tu centro de dermatología centrado en la salud y el cuidado de la piel y siempre estamos a vuestro servicio para ayudaros, asesoraros y atenderos ante cualquier consulta que tengáis, pero también queremos proporcionaros información útil para que siempre luzcáis la mejor de la mejor de las imágenes con una piel muy cuidada.

Hoy queremos contaros algunos consejos para dormir sin calor y poder descansar de verdad este verano tan caluroso porque no podemos olvidar que un buen descanso repercutirá en nuestra salud, y, por consiguiente, en nuestra piel. Sin un buen descanso la piel al final “se cansa” y luce apagada.

¿Es posible dormir bien en verano sin la necesidad de un aire acondicionado? ¿Podemos conseguir dormir frescos para estar al día siguiente con las pilas cargadas? Por supuesto que sí. Según algunos estudios de salud llevados a cabo por el CSIC, la mortalidad en personas mayores de 75 años aumenta un 20,1% por cada grado que la temperatura máxima asciende de los 36º centígrados.

Los trucos básicamente se basan en la herencia dejada por nuestros antepasados. Una clave por ejemplo es usar ropa de cama de algodón ya que es un material de fácil transpiración. Una gran idea es introducir las sábanas en una bolsa de plástico al congelador unos minutos antes de irte a dormir para conseguir que estén lo más frescas posibles (es una solución estacionaria en el tiempo, pero útil para conseguir dormir). Una solución equivalente es usar una bolsa de agua caliente, pero con agua muy muy fría.

Algunas otras opciones para dormir bien con este clima tan cálido es dormir con el ventilador, pero no enfocado a nosotros, sino a la ventana, para que el bochorno no entre o colocar un bol lleno de hielo delante de las aspas de éste para que el aire sea aún más fresco. La misma función cumple una sábana humedecida con agua fría delante de la ventana.

Otra cosa obvia que podemos hacer es usar un pijama ligero. Hay gente que prefiere el método desnudo ya que más ligero no puede ser pero la cuestión es dormir libre de cualquier cosa que pueda producirnos calor.

Antes de irte a dormir aplícate una compresa mojada en agua tibia en zonas sensibles como los codos, detrás de las rodillas, los tobillos o el cuello. El contacto con el agua fría ejercerá un estímulo térmico que acabará provocando que tengamos más calor por lo que es mejor el agua tibia.

Una buena ducha antes de irse a dormir es mano de santo. Mejor con agua templada porque como hemos comentado ducharse con agua fría acabaría provocando el efecto inverso al que queremos conseguir.

Si puedes, duerme solo. Parece algo obvio, pero es muy importante para mantenerse fresco ya que dormir con alguien cerca aumenta el calor corporal y hace que la ropa de cama se quede pegajosa. Además, cuanto más cerca del suelo durmamos más fresquito estaremos.

Cenar ensalada ayuda tanto a que la piel capte vitaminas como a mantenernos fresquitos ya que si comemos copiosamente nuestro cuerpo estará produciendo más calor para digerirlas.

Lo más importante es beber mucha agua. No hace falta decir que es un método perfecto que el cuerpo tiene para evacuar calor y además, mantendremos nuestro cuerpo y nuestra piel hidratados.

Por último, apague las luces y los aparatos electrónicos. El modo stand by no vale, porque gastan energía y emanan calor por lo que debes reducir cualquier fuente de calor.

Son consejos más o menos sencillos que nos ayudarán a descansar porque cuando descansamos nuestro cuerpo recarga todas las energías y cada elemento de nosotros mismos recupera su energía. No sabéis la gran diferencia que experimentará vuestra piel si descansáis adecuadamente.