En la Clínica Dermatológica Dr. Aliaga ponemos a disposición de nuestros clientes una gran variedad de alternativas a la hora de iniciar un tratamiento para el acné en Valencia. De esta manera, en función de la gravedad con la que esté presente esta enfermedad cutánea en el paciente, nuestros médicos y especialistas podrán recomendarle aquel tratamiento que pueda reportarle un mejor resultado.

Tratamientos para el acné

acneEl acné es una enfermedad de la piel que se caracteriza por dar lugar a la inflamación crónica de las glándulas sebáceas localizadas en el rostro y la parte superior del tronco, provocando así la aparición de espinillas, pústulas, pápulas, nódulos y cicatrices. Es un problema para el que disponemos de diferentes tratamientos en función de la virulencia con la que pueda afectar a cada paciente, pero para el que destacamos la importancia que tiene el hecho de atajarlo a tiempo. Es importante aclarar que el acné tiene siempre tiene solución, independientemente de las características y la situación de cada persona, así como de la gravedad con la que esta afección cutánea esté presente. Sin embargo, las consecuencias que haya podido dejar en la piel –cicatrices, marcas, etc.–, pese a que dado el caso también se podrían borrar, serán más numerosas cuanto más tiempo se tarde entre la aparición del problema y la aplicación de un buen tratamiento.

En la clínica del Dr. Aliaga no sólo disponemos de un amplio abanico de opciones para tratar el acné, también de las instalaciones más modernas y del personal mejor cualificado.

A continuación expondremos los diferentes tratamientos que ponemos a disposición de nuestros usuarios:

    • Peeling de vitamina C: basado en la aplicación de altas concentraciones de Vitamina C, este tratamiento frena el desarrollo de radicales libres y promueve la producción de colágeno y elastina, devolviendo a la piel la elasticidad, firmeza y luminosidad perdidas y otorgando al rostro una apariencia más joven e hidratada.
    • Peeling químico: especialmente indicado para los casos de acné más agresivos, este tratamiento persigue la exfoliación y destrucción de las capas más superficiales de la piel con el objetivo de estimular la regeneración de las mismas provocando, de esta manera, la producción de colágeno, elastina y otras sustancias destinadas a proporcionar a la piel cualidades como uniformidad, firmeza, flexibilidad, luminosidad, etc.
    • PRP o Plasma Rico en Plaquetas: ideal para aquellos casos en los que el acné ya ha comenzado a provocar la aparición de cicatrices. El fin de este tratamiento no es otro que el de suavizar las manchas y cicatrices del acné, eliminar arrugas superficiales, mejorar la textura de la piel, devolverle la elasticidad y el brillo perdidos y optimizar la revascularización dérmica.
    • Resurfacing: este tratamiento, llevado a cabo con un láser ablativo fraccionado, está particularmente aconsejado para aquellos pacientes que, una vez se hayan sometido a un tratamiento para el acné, deseen eliminar también las cicatrices causadas por éste. Con tan solo 2 ó 3 sesiones el usuario comenzará a notar la mejoría hasta que, al finalizar el tratamiento, podrá comprobar como las cicatrices habrán desaparecido para siempre.