Al igual que las hojas caen de los árboles, observamos al lavarnos y cepillarnos el pelo cómo también lo hacen nuestros cabellos. Si bien es cierto que el pelo cae regularmente al largo del año, durante la estación del otoño observamos una mayor caída de cabello. Aunque la alopecia está asociada a los hombres, las mujeres también sufren caída del pelo en ciertos momentos de la vida.

 

Los cambios hormonales, el posparto o directamente el estrés son algunas causas que pueden provocar la pérdida del cabello en ellas. A pesar de que se puede producir en cualquier momento, como te indicamos anteriormente, en otoño las consultas por la caída del pelo son muy frecuentes.

 

La caída de pelo que más vemos en otoño se llama efluvio telógeno

 

Todos tenemos folículos en fase de crecimiento y menos en fase de caída, pero cuando hay un efluvio telógeno, se sincronizan los folículos y entran en fase de caída al mismo tiempo. Hay situaciones que pueden provocar este hecho y el estrés es una de ellas como decimos anteriormente, pero cuando hablamos de caída estacional, está relacionada con cambios ambientales y climáticos donde las temperaturas anormales y las variaciones de horas de luz son las causas principales.

 

Por otro lado el otoño es un momento complicado para el cabello. La pérdida de masa capilar puede venir causada por el sol, el cloro o la sal del mar. Como resultado de esta acción de los agentes externos, se percibe la melena más apagada, débil y se detecta un pelo pobre que se deposita en la almohada o en la ducha.

 

Asimismo, el otoño coincide con la vuelta a la rutina que genera mayor estrés y es un factor que influye directamente en la caída del pelo. Es normal que todos los días se nos caiga el pelo y los expertos indican que una persona sana puede perder al día alrededor de 100 cabellos.

 

En otoño, esa caída puede duplicarse y aunque se trata de una pérdida temporal y reversible, tener la almohada llena de pelos o el desagüe de la ducha con muchos cabellos y que esta caída se prolongue más de tres meses, provocará la consulta con un médico.

 

En caso de que la caída del pelo se convierta en algún tipo de alopecia, es imprescindible que un dermatólogo experto valore el problema para encontrar la solución más adecuada. Los doctores recomiendan para frenar la caída del pelo en otoño mantener una buena alimentación que sea sana y equilibrada para conseguir un correcto funcionamiento de los folículos y tener un pelo más saludable.

 

Además, conviene tomar nutrientes como el hierro o el zinc, que ayuda a la absorción de los nutrientes y estimula el crecimiento del cabello. El Omega 3 también ayudará a aumentar la densidad capilar y frenar la caída y la vitamina E hidratará el cuero cabelludo y lo mantendrá fuerte. Por otro lado, la biotina será esencial para evitar la caída capilar.

 

Respecto al lavado del cabello, utilizaremos aquellos que contengan proteínas de aminoácidos que ayudan a reforzar y rellenar la fibra capilar y evitaremos el estrés practicando deporte regularmente y haciendo actividades como yoga o el taichi.