Mantener la piel en un estado óptimo requiere dedicarle cierto esfuerzo y dedicación. La rutina es fundamental para lucir un buen aspecto y si no se presta ninguna atención puede que la deshidratación y la sequedad aparezcan. En este sentido, nadie mejor que un dermatólogo para dar las indicaciones correctas para tener un cuidado eficiente.

Hay personas cuya piel es especialmente sensible a determinados factores del entorno y determinados productos.  Esta gente con la piel tan sensible deberá tener un cuidado especial a la hora de escoger sus cosméticos, siendo recomendables para ellos especialmente lociones limpiadoras específicas o el agua micelar.

Sin duda, hay muchas prácticas que benefician el bienestar de la piel. En este artículo puedes descubrir algunas de ellas.

5 consejos para mantener tu piel en el mejor estado

La piel es un órgano realmente sensible. Por eso, es importante prestarle bastante atención. A continuación, dejamos algunos tips para el cuidado de tu piel:

  • Hidrata la piel cada día: Una crema hidratante puede ser de gran ayuda para evitar la sequedad de la piel. Es importante aplicar estas cremas después del lavado, con la piel todavía húmeda, para obtener una mayor absorción y que la hidratación funcione de maravilla.
  • Haz una limpieza suave: Mantener el equilibrio de la piel y no atacar a la misma es muy importante, por eso se recomienda utilizar desmaquillantes fisiológicos.
  • Utiliza siempre protección solar: En días en los que el sol ataca de forma importante, es fundamental llevar siempre encima crema solar para no quemarse y dañar la piel. El sol es uno de los principales causantes de las transformaciones en el ADN celular, por lo que dar protección contra los rayos solares es de vital importancia.
  • Exfoliación con cautela: El exfoliante adaptado va a ser de gran ayuda para el cuidado de la piel, siendo recomendable hacer esta práctica alguna vez por semana. En cualquier caso, habrá que adaptar el número de exfoliaciones a cada piel, siempre sin sobrepasar unos límites.
  • No te olvides de los labios: Aunque es una zona a la que se suele atender menos, es importante mantener una buena hidratación en la boca.