La preocupación por la caída del cabello es algo que afecta de forma importante a una gran parte de los hombres del mundo. Se tiene a pensar que las mujeres son mucho menos propensas a la pérdida de densidad capilar, pero lo cierto es que la caída del pelo es un problema real tanto para chicos como para chicas.

Muchas veces no se localiza bien el problema de la caída del cabello. De hecho, en otoño suele producirse una mayor pérdida del mismo, pero es algo normal y totalmente estacional. El problema viene cuando realmente no es algo puntual y se está perdiendo densidad durante mucho tiempo. En estos casos, lo mejor es actuar cuanto antes, intentando tomar medidas para mantener la densidad capilar.

En este sentido, hay numerosas técnicas hoy en día para el crecimiento del pelo. Una de las más novedosas es el Plasma Rico en Plaquetas, que es una técnica que permite aislar y utilizar factores de crecimiento presentes en la sangre del propio paciente para potencia y estimular la regeneración de los tejidos.

Al ser una técnica tan novedosa, se generan dudas en torno a ella, pero lo cierto es que éstas no están infundadas. Esta terapia aporta beneficios en la pérdida del cabello, según ha informado la Academia Americana de Dermatología, que tiene en cuenta diversos estudios realizados en el país, señalando además que es un procedimiento seguro.

En la terapia de pérdida de cabello, el plasma se inyecta directamente en los folículos pilosos del paciente, sin demorarse más de 10 minutos. Este procedimiento no implica apenas molestias para los pacientes. Después del primer tratamiento, las inyecciones se repiten una vez al mes durante tres meses, realizándose luego el tratamiento cada 3 o 6 meses. En ese mismo proceso, ya se empieza a notar que se pierde menos pelo y crece con más grosor.

Es cierto que no todos los tipos de alopecia se pueden combatir con esta terapia, pero la calvicie hereditaria, sin duda, tiene unos altos índices de éxito, con una satisfacción de pacientes realmente alta.