Muchas personas sufren de distintas enfermedades en la piel. Algunas son fáciles de tratar, otras son de extremo cuidado y atención ya que pueden ser peligrosas, o simplemente molestas y permanentes. En el caso de la psoriasis palmoplantar, los pacientes se quejan no solo de lo incómodo de la enfermedad sino de la disminución de la calidad de vida en ellos.

Para esta enfermedad hay un tratamiento especial que promete ser de gran ayuda para estos pacientes, se trata de la terapia Psoralen-UV.

Pero… ¿es realmente eficaz esta terapia?

Desde el 2008 se han realizado diversos estudios en las historias médicas de pacientes con esta enfermedad, en los que se incluyeron diversos datos como: factores clínicos, efectos del tratamiento, epidemiologia, antecedentes del pacientes, entre otros.

Como resultado de estos estudios se determinó que la terapia fue eficaz en un 63% de los pacientes. Para el 47% de los pacientes se necesitó la implementación de medicamentos como complemento de la terapia.

¿Vale la pena la terapia?

Luego de los estudios, y ver de primera mano los efectos en cada uno de nuestros pacientes, podemos decir que la terapia PUVA es una alternativa realmente beneficiosa para tratar este tipo de psoriasis en particular.

Algunos pacientes, debido a sus antecedentes clínicos o genéticos, son más tolerables que otros y por lo tanto el tratamiento es 100% seguro.

Para lograr un efecto contundente y significativo en cada paciente, se implementa el acitretino con la finalidad de incrementar la respuesta a la terapia. Pero solo se recurre a este fármaco pasadas 8-10 sesiones sin respuestas positivas al tratamiento.

Por esta razón, te invito a conocer un poco más sobre cómo se realiza este procedimiento, quiénes son candidatos para la terapia y los beneficios que obtendrás luego de realizarla. Así podrás determinar si este tratamiento es para ti o si necesitas buscar otra alternativa.