Entre los datos asombrosos que ocurren en el día a día, encontramos que diariamente podemos perder entre 100 y 150 pelos. A pesar de que la cantidad de pelos puede asustar en un primer momento, es algo normal. Este tipo de cabellos son los que se caen de forma natural y los recuperamos con el ciclo de vida del pelo. Además de estos que perdemos de forma natural, existen otros factores que pueden hacer que caigan más cabellos. Entre ellos, encontramos el estrés o los cambios de estación. Si con la llegada del verano estamos notando que hay mayor cantidad de pelo, debemos saber por qué ocurre y qué tips seguir para que no afecte en exceso.

 

¿Qué razones explican la caída del pelo en verano?

 

Cuando cae el cabello en verano, está ligado con el ciclo de vida del pelo y concretamente a la fase final. El crecimiento, así como la caída del cabello es algo continuo, puesto que nuestros pelos siempre se hallan en alguna de las siguientes fases:


La primera de ellas es la anágena, que e sea del crecimiento del cabello. Dura entre 2 y 6 años y es la más importante, puesto que determinará el largo de la melena. Cabe recordar que prácticamente todo nuestro pelo está en esta fase.

 

La segunda fase es la catágena. En el momento en que el cabello llega al final de la fase anágena, entra en catágena que es una fase de transición donde el pelo deja de crecer, la raíz se encoge y el pelo entra en reposo hasta que cae.

 

La última fase es la telógena, que es la final del pelo y que puede durar hasta 3 meses, donde se desprende del cuero cabelludo y se forma un nuevo cabello en el folículo piloso empezando las fases de nuevo.

 

Durante la temporada estival, factores medioambientales como pueden ser el sol y las temperaturas altas, pueden activar la fase tres del cabello en más pelos que en otras estaciones, por lo que podemos sentir que en verano hay mayor caída del pelo.

 

Hay que cuidar el cabello en playas y piscinas

 

Además de seguir una buen alimentación basada en vitaminas, es importante también evitar peinados que estiren el pelo. Además, en la piscina, encontramos que los productos que se echan para que esté limpia, pueden causar a nuestro pelo más porosidad, que pierda aceites naturales del cuero cabelludo y que cambie nuestro color del pelo. Para poder evitarlo, deberemos usar protectores capilares, mojándonos el pelo antes de entrar al agua.

 

En el caso de la playa, puede causar a nuestro cabello un aumento del frizz y que con ello se rompa. Nuestro folículo estará más expuesto y dañado o bien, se rompa por el pelo continuamente húmedo. Los tips que hay que seguir en este aspecto son no recoger nueva el cabello completamente mojado y emplear productos que sean adecuados para proteger a nuestro cabello del sol.

Siguiendo estos tips, conseguiremos que nuestro cabello continúe luciendo bonito, sano y sobre todo, que no caiga tanto.