El plasma rico en plaquetas, también conocido como PRP, es una solución que contiene de cuatro a siete veces más plaquetas que el normal. Se usa porque contiene una gran cantidad de propiedades regenerativas que actúan en estrías, el envejecimiento, la celulitis, la caída del pelo o la aparición de cicatrices.

¿Qué son las plaquetas?

A la hora de hablar de este tratamiento, es importante determinar qué son las plaquetas. Se trata de células sanguíneas que actúan en procesos de coagulación y que están compuestas de gránulos “alfa” y “densos”. Los primeros tienen factores de crecimiento importantes, biológicamente activos. En cambio, los densos poseen diferentes factores bioactivos que posibilitan aumentar la permeabilidad de las membranas celulares y así, modular la inflamación.

El plasma rico en plaquetas actúa a la hora de aumentar el grosor de la epidermis, o sea, la capa que resulta más superficial de la piel. Asimismo, estimula las células dérmicas y reorganiza las fibras de colágeno y elastina. Por ello, este plasma contribuye a mejorar la flacidez, el daño de la radiación en la piel, disminuye la denominada “elastosis solar”, propia del envejecimiento.

¿Cuál es el procedimiento del tratamiento?

Se trata de un procedimiento realmente sencillo. En primer lugar, se extrae una cantidad de sangre del paciente y se centrifuga a revoluciones por minuto determinada. Así, se fragmentan los elementos de la sangre y se aísla la fracción necesaria. A continuación, se activa con el calcio y se inyecta un material proteico incoloro. Se trata de un procedimiento que no es tóxico ni causa alergias en el paciente, puesto que está obtenido directamente del propio paciente.

Los resultados dependerán del estado de la piel del paciente, pero sí que se nota una mejoría en la primera sesión del tratamiento. Lo mismo ocurrirá con el número de sesiones necesarias.

Con este tratamiento, conseguiremos aumentar el grosor de la epidermis, mejorar la revascularización de la piel, la textura, vitalidad y elasticidad. Asimismo, recuperaremos el tono y brillo de la piel y se alisarán a largo plazo tanto las arrugas como las líneas superficiales. Todo un procedimiento exitoso para lucir una piel perfecta.