Con los días de lluvia que estamos viviendo en prácticamente toda España, parece que ha llegado el momento de despedirnos del verano. Atrás ha quedado el sol, la playa y los días de descanso, para dar lugar al otoño, una estación un tanto más fresca. La piel es muy sensible a los cambios y con el otoño, debemos tener un cuidado específico en ella. Si deseas descubrir cuál es, en este artículo lo contamos.

Una estación marcada por los cambios de tiempo

Otoño es sinónimo de cambios. Se trata de una estación compleja por los cambios que hay en el tiempo, aunque también es perfecta para que la piel se recupere de los daños causados por el verano. Asimismo, es conveniente prepararla para el frío del invierno. Otoño, cuenta con meses de frío, calor y viento, donde un día hacen 30 grados y el día siguiente, es un día de lluvias. La piel sufre enormemente todo ello, por lo que debemos tener especial cuidado.

Lo mejor es hidratarla adecuadamente. El cuerpo requiere de una hidratación adecuada a la edad que tengamos y al ritmo de vida que llevemos. Así, beber agua es crucial, aunque no haga ese calor asfixiante del verano. Por otro lado, es importante centrarse en la higiene. Nuestra piel necesita que se limpie adecuadamente y lo que debemos hacer en primer lugar, es una exfoliación suave para eliminar las células muertas.

Cuando realicemos la higiene, no tendremos que usar agua muy caliente. Independientemente de que el cuerpo pida agua menos fría, no debemos caer en ello. La razón, reside en que el agua caliente es perjudicial para la epidermis. Por ello, lo mejor es optar por una crema hidratante para el cuerpo que asegure que se mantiene suave e hidratada.

El rostro se lleva la peor parte

Nuestra cara, es la parte que más sufre el otoño y los cambios de tiempo. El motivo, es porque está muy expuesta al viento, la contaminación y el sol. Por ello, limpia debidamente el rostro al levantarte y al acostarte. Elige una crema hidratante que mantenga la elasticidad y frescura de la piel de la cara para mantener tu salud y prevenir el envejecimiento prematuro.

Por otra parte, es muy importante que si usas maquillaje, te desmaquilles antes de acostarte. La razón, se explica porque un maquillaje mal eliminado puede causar problemas en la piel, como obstrucción d los poros y reacciones en ella desagradables.